Cómo se lucra una indulgencia plenaria

Siguiendo las instrucciones de la Iglesia. Puede encontrarlas detalladas en la web del Vaticano. Haga click aquí para tener todos los detalles. Ahí están todas las normas. LEA esa página del Vaticano porque, aunque es larga, la explicación es insuperable.

De modo resumido, la clave es esta: aborrecer todo pecado venial y hacer las obras que la Iglesia nos pide. Lo difícil no es hacer las obras que la Iglesia nos pide. Lo difícil es aborrecer todo pecado, incluso venial. La negrita es nuestra:

Norma 7. Para ganar la indulgencia plenaria se requiere la ejecución de la obra enriquecida con la indulgencia y el cumplimiento de las tres condiciones siguientes: la confesión sacramental, la comunión eucarística y la oración por las intenciones del Romano Pontífice. Se requiere además, que se excluya todo afecto al pecado, incluso venial.

San Pablo VI,Constitución Apostólica Indulgentiarum doctrina, 1967.

Hecho esto, todo lo demás es fácil. La Iglesia sabe que eso es lo difícil:

Si falta esta completa disposición, y no se cumplen las condiciones arriba indicadas, salvo lo prescrito en la norma 11 para los impedidos, la indulgencia será solamente parcial.

San Pablo VI,Constitución Apostólica Indulgentiarum doctrina, 1967.

Anímese porque la misericordia de Dios es infinitamente mayor que nuestro pecado. Así que, contando con esa infinita misericordia, las condiciones para lucrar una indulgencia plenaria son:

  • Ir a Misa.
  • Confesar.
  • Rezar por el Papa y sus intenciones.
  • Hacer la práctica de piedad que genera la indulgencia plenaria.

Es fácil porque no hay que hacerlo todo en el mismo día.

Norma 8. Las tres condiciones pueden cumplirse algunos días antes o después de la ejecución de la obra prescrita; sin embargo, es conveniente que la comunión y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice se realicen el mismo día en que se haga la obra.

San Pablo VI,Constitución Apostólica Indulgentiarum doctrina, 1967.

La confesión sacramental vale para varios días:

Norma 9. Con una sola confesión sacramental se pueden ganar muchas indulgencias plenarias; en cambio, con una sola comunión eucarística y con una sola oración por las intenciones del Sumo Pontífice solamente se puede ganar una indulgencia plenaria.

San Pablo VI,Constitución Apostólica Indulgentiarum doctrina, 1967.

Se puede ganar cada día una indulgencia plenaria y sólo una:

Norma 6. La indulgencia plenaria solamente se puede ganar una vez al día, salvo lo prescrito en la norma 18 para los que se encuentran in articulo mortis.

San Pablo VI,Constitución Apostólica Indulgentiarum doctrina, 1967.

La oración por el Romano Pontífice no tiene por qué ser complicada:

Norma 10. La condición de orar por las intenciones del Sumo Pontífice se cumple plenamente recitando un Padrenuestro y un Ave María por sus intenciones; aunque cada fiel puede rezar otra oración, según su devoción y piedad por el Romano Pontífice.

San Pablo VI,Constitución Apostólica Indulgentiarum doctrina, 1967.

¿Y qué prácticas de piedad son las que permiten ganar una indulgencia plenaria? Son multitud. Puede encontrar las normas generales en la web del Vaticano, o examinar la relación de indulgencias en la web de la Penitenciaria Apostolica. Puede bajárselas AQUÍ en pdf. Puede verlas aquí on line en latín directamente del Vaticano. Pero le resumimos las más asequibles para una persona normal en su vida diaria:

7. Son dignas de especial mención las concesiones que se refieren a algunas obras que, enriquecidas de indulgencia plenaria, el fiel cristiano puede ganar todos los días del año, quedando en pie la Norma 21 § 1, según la cual sólo puede ganarse una indulgencia al día:

– La adoración del Santísimo Sacramento durante al menos media hora (núm. 3).

– La lectura piadosa de la sagrada Escritura durante al menos media hora (núm. 50).

– El piadoso ejercicio del vía crucis (núm. 63).

– El rezo del rosario mariano en una iglesia u oratorio, o en familia, en una comunidad religiosa, en una asociación piadosa (núm. 48).

Penitenciaría Apostólica, Enchiridion Indulgentiarum.

En suma: si usted confiesa con frecuencia y va a misa con frecuencia, con sólo rezar el rosario en una iglesia o en familia, gana una indulgencia plenaria CADA DÍA. La Iglesia no puede administrar de modo más misericordioso los méritos de Cristo. Aprovéchelo: igual que el sacrificio de la Cruz, tiene lugar en el tiempo pero su dimensión es ETERNA.

  • Yum